Libros o apuntes

Leía, hace no mucho tiempo, en El Mundo creo recordar, que varios centros de Madrid habían eliminado los libros de texto para volver a los clásicos apuntes. Lamentablemente, creo yo, lo que habían hecho los profesores era volver a los apuntes escritos a mano, con el objetivo de potenciar la ortografía y la caligrafía.

Todos los que hemos pasado por un aula sabemos que si alguna actividad va en contra de ambas disciplinas es, precisamente, tomar apuntes: se toman notas a toda prisa, intentando prestar más atención al contenido que a los aspectos formales pues, a fin de cuentas, son documentos de uso personal o en el mejor de los casos se dejan consultar o copiar a los amigos.

Mi pregunta es ¿por qué se ve incompatible tomar apuntes con el uso de nuevas tecnologías? Creo que algunas aplicaciones para tabletas son particularmente apropiadas para esta tarea, pues permiten escritura o dibujo a mano, texto mecanografiado, texto procedente de otras fuentes, incorporación de imágenes u otros elementos multimedia de la red, etc. Y en todas ellas se puede corregir la ortografía de manera sencilla y los virtuosos podrán mostrar sus dotes caligráficas.

Me parece, en suma, nadar contracorriente e intentar poner puertas al campo. ¿Por qué se piensa siempre que la innovación tecnológica está en contra de las disciplinas digamos “clásicas”? A mí me parecen perfectamente compatibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *